Lo primero que llama la atención en este céntrico y elegante restaurante Barcelonés es su ambiente y decoración, obra del omnipresente decorador Lázaro Rosa-Violán (posiblemente uno de los decoradores más reconocidos y solicitados en la Ciudad Condal) que deja su sello de “arqueólogo urbano” y “cazador de estilos” allá donde crea un espacio.

1781630_10152108643913229_1915127094_n
Tras conocer a los responsables del proyecto de Ajoblanco, José Lombardero (CEO del grupo Lombardo – que incluye referentes barceloneses como Casa Delfín y Taller de Tapas- y Gallego DOC) y la encantadora Kate Preston hemos podido disfrutar de un aperitivo en la barra: banderillas, ostras gallegas Cava Torrelló y vermut de la casa.

1960180_10152108668418229_1578843933_n
La oferta gastronómica de Ajoblanco pretende ofrecer una experiencia gastronómica basada en la calidad del producto y el respeto a las tapas tradicionales. Todo ello en un entorno sofisticado, y que añade además una oferta de cócteles premium en la calle barcelonesa de más larga tradición nocturna como es Tuset.

10009526_10152109403383229_1745149632_n
Durante la comida hemos podido probar ampliamente muchos de los platos que incluye la carta, con aperitivos como el coctelito de marisco “Martínez”, la maravillosa y muy recomendable ensaladilla de bogavante, el foie micuit con queso de cabra, los sorprendentes berberechos al Martini, las hortalizas a la miel, la bomba de pulpo de las Rías y el arroz de cigalas.

1980557_10152108734873229_696878934_n

Tras un cocktail peculiar como es el Cherry Mary (que sustituye al vodka del Bloody Mary original por jerez y el zumo de tomate es natural) y un maridaje con verdejo Shaya.

10000230_10152108698818229_1725204445_n
La degustación de la lonja nos ha sorprendido con un atún rojo a la plancha con aguacate y tomate en vinagreta de manzana y un morro de bacalao a baja temperatura con salsa de ajo blanco (un guiño al nombre del restaurante) y crema de piquillos, maridados con el albariño Paco y Lola.

10002831_10152108802538229_1950388336_n
Como si estas delicias no fueran suficientes, la degustación de carnes nos enamora con el rabo de buey al vino tinto de Priorato y el chuletón Vasco de 1000gr a la parrilla con salsa de rábano picante maridados con Mas Oller.

10009647_10152108757818229_1540073979_n
El broche lo ponen los postres, y, aunque no podamos más, dejamos un pequeño espacio para el crumble de fruta de temporada con helado de vainilla, el guiño de Kate a la cultura amglosajona con el Eton Mess y los buñuelos de viento flambeados con anís.

10011366_10152109370048229_1528676630_n
Todas estas delicias son obra del chef Oscar Ballesteros (que se ha formado en Lasarte, Casa Nicolasa, Fonda Europa y en el restaurante gastronómico Symphony, del Royal Park Hotel de Tokio), en un local liderado por Ignacio Ramos, Director Operativo de Grupo Lombardo, y Lino Iglesias, el director de Ajoblanco.A cargo de los cocktails encontramos a Raúl Rexach, que inició su carrera como barman en la legendaria coctelería Boadas y ha participado en prestigiosas competiciones de coctelería, como la Diageo World Class y el Bacardí Legacy Cocktail Competition.