aprendiz_gigolo

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

Al ver la película no puede evitar recordar las veces que he hablado con mujeres que se han quedado viudas o simplemente sus parejas las han dejado. Estas se han centrado exclusivamente en sus hijos y en seguir adelante, cerrándose completamente al amor.

Al amor, al amor por un hombre. Uno de los principales motivos, es odio y resentimiento contra el mundo, contra todos, contra el hombre en general, otro la “carga” de los hijos “Montse, llevo mochila, si ya es difícil encontrar pareja para una mujer sola, imaginate con hijos”.
Otros motivos son; el miedo, el qué dirán, la edad… y por último y no menos importante por el “saudade”. (Tal y como comenta una de las protagonistas del film, Sharon Stone)

Voy a detenerme en este vocablo portugués, por ser de difícil definición, y que para mi lo simplifica todo. Expresa un sentimiento afectivo primario, próximo a la melancolía, estimulado por la distancia temporal o espacial de alguien amado y que implica el deseo de anular esa distancia. También conlleva al conocimiento reprimido de saber que aquello que se extraña quizás nunca volverá. Esa química, esa mirada, ese deseo, ese… ese estar y sentirse vivo. Muchas veces ese es el motivo principal por el que se deja a la pareja, la monotonía, el dejar de sentirse vivo y el creer que solo se puede recuperar empezando con otra persona, desde cero.

“Aprendiz de Gigoló”, dirigida, protagonizada y escrita por John Turturro. Con un reparto que cuentan con John Turturro (Fioravante), Woody Allen (Murray), Sharon Stone (Dra. Parker), Sofía Vergara (Selima) y Vanessa Paradís (Abigal), entre otros.
Estamos delante de una película crítica, tierna, divertida y muy profunda, donde se trata la soledad y el deseo con una gran mirada melancólica pero a la vez esperanzadora. Según el personaje de Woody Allen -todos necesitamos tacto y afecto.-
Esta película trasmite perfectamente el amor prohibido, el miedo, la química, la necesidad, la soledad, el deseo y la inocencia entre personas en su plena madurez.
Trata con el mismo cariño y respeto al proxeneta, al gigoló y a sus clientas, cada uno desde su punto de vista y de sus necesidades.
Sofía Vergara comenta de su personaje -siente que le pasa algo en su vida amorosa, porque ninguna mujer lo haría solo para divertirse.-
Vanessa Paradís se refiere al oficio de Fioravante como “dar consuelo a las solitarias” y describe como “la gente a la que más quieres es la que más te asusta”.
A lo que el personaje de Sharon Stone añade, refiriéndose al gigoló “tienes algo especial eres difícil de alcanzar”.
Yo creo que con esto, esta todo dicho. Te la recomiendo.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.