En el anterior articulo se habló sobre la complejidad y la pluralidad de significados que el termino arte junta. Se determinó que el arte se constituye en la existencia, y que —ya sea como sustancia ya sea como actividad— forma parte de la naturaleza misma del ser humano. También se constató su omnipresente universalidad en conjunto y detalle.

Por lo tanto, el arte debe ubicarse en lo alto del podio de la vana gloria humana. En la excelsitud de la medalla de oro, en los laureles del triunfador o en la pompa y boato de las bodas de Caná. Alimento indispensable para la suma complacencia de la persona.

De esta manera afloran representantes del arte, personas que patrocinan los artistas con el objetivo de sostener la producción artística y su desarrollo social cultural.Remontándonos a la antigua Roma, aparece el nombre de Cayo Cilinio Mecenas, consejero e intimo amigo del emperador Augusto, quien tomó bajo su protección personal y económica poetas como Virgilio y Horacio, proporcionándole la posibilidad de ocuparse enteramente a sus realizaciones artísticas literarias. A el le debemos el concepto y la palabra mecenas.

Antonio-López-García- Atocha-Detalle-1964- Óleo-sobre-tabla- 95x105-cm- Colección-Blake-Purnell-singularwomen-fine-art

Antonio-López-García-
Atocha-Detalle-1964-
Óleo-sobre-tabla-
95×105-cm-
Colección-Blake-Purnell-SingularWomen-Fine-Art

Sucesivamente tantas otras notoriedades como serían Lorenzo el Magnífico, Peggy Guggenheim o los Thyssen-Bornesmiza solo por citar unas pocas continuaron con dicha misión. Su propósito? transmitir tanto su personal pasión por el arte, como dar sentido anímico al complejo escenario que envuelve la realización y la difusión de la obra artística.

El arte, desde el punto de vista de la vida espiritual que se desarrolla en el interior del ser humano, domina el conocimiento de las creencias y de las actitudes sensibles cultivándolas en virtud amorosa.

¿Quién de nosotros no se ha sentido mejor persona entrando en contacto con la creación artística; disfrutando de su presencia, deleitándose con su proyección, especulando sobre sus hipotéticos significados ocultos y elucubrando sobre los resortes estilísticos que hacen huidizos a los primeros?

Sin duda, la obra artística eleva al ser humano, impulsándolo a una experiencia vital más profunda, más sentida. El hombre, sirviéndose del arte, manifiesta su presencia en el mundo, dando sentido a su actividad periódica y certificando sus orígenes desde diferentes enfoques cuales científicos, míticos mitológicos y religiosos. El arte es la cristalización del espíritu y de la vida en materia, hecho que posibilita tanto la comprensión de la experiencia como su perdurabilidad en el tiempo.

Julio-Vaquero- Rojos-de-hierro-Detalle-2013- Técnica-mixta-sobre-papel-encolado-sobre-madera- 230x285-cm-SingularWomen-Fine-Art

Julio-Vaquero-
Rojos-de-hierro-Detalle-2013-
Técnica-mixta-sobre-papel-encolado-sobre-madera-
230×285-cm-SingularWomen-Fine-Art

En una época marcadamente iconoclasta como la presente, la materia es el objetivo único que aún se atreve a prometer, anhelar y permitir alcanzar la felicidad. El arte —el objeto de arte— en dicha época, funciona como sinónimo de bienestar, como entidad proclamadora del poder activo de aquel quien está en su posesión.

El concepto de arte en el siglo XXI abarca vastos territorios. Territorios que no han dejado de extenderse desde mediados del siglo XIX, cuando la revolución industrial obligó al hombre a re-concebir la relación con su entorno biológico y la definición de su propio yo físico y espiritual.

EL ámbito de las artes plásticas (dibujo, pintura, escultura y satélites, cuyo   origen se remonta a la noche de los tiempos) en los últimos 150 años ha experimentado una evolución abismal. Ha ido descubriendo y asimilado cuantos soportes, técnicas, procedimientos, modas, y especulaciones de los limites del lenguaje, que la innovación social ha portado.

Dichos resortes creativos —elucubrando siempre desde una concepción de la historia como progreso lineal— mantienen una clara vertiente critica hacía la sociedad y el sentimiento de contemporaneidad desde donde se originan. Complejo de Edipo quizás?

Llegando a situaciones tan extremas de desmaterialización de los convencionalismos como podrían ser, sin ir más lejos, el vandalismo chic de Bansky, la “nada” de Michael Craig-Martin o la escatología de Duchamp i Mazzoni.

Josep-Santilari- La-son-Detalle-SingularWomen-Fine-Art

Josep-Santilari-
La-son-Detalle-SingularWomen-Fine-Art

A pesar de —o contra— ello, en la creación plástica contemporánea, se continua desarrollando obra interesante, siguiendo parámetros tradicionales. Manteniendo la coherencia del lenguaje universal pero tratando temáticas nuevas, o enfoques nuevos. En lo que a la pintura se refiere, artistas determinados, cuales Antonio López, Carmen Laffón, Julio Vaquero, Pere y Josep Santilari, y Ramón Trias Torres —siempre en el ámbito de la creación pictórica española— ofrecen lecturas singulares a la vez que materialmente intachables a las prerrogativas de la creación.

Dicha manera de entender pintura, escultura y dibujo sitúa, sin duda alguna, al primate convenientemente en la esfera artística actual. Encandila al homo sapiens con fuerza, lo seduce con miel, le enseña —cual espejo mágico— que es, que quiere y de que adolece. Su evidente presencia material, la antigüedad de sus orígenes, y los significados y valores que transmiten hacen frente a una sociedad cada vez mas objetivista, ansiosa por lograr la seguridad que una amplia despensa de productos valiosos ofrece.

Ramon-Trias-Torres- Ba-birds-2003- Óleo-sobre-tela- 50x50-cm-SingularWomen-Fine-Art

Ramon-Trias-Torres-
Ba-birds-2003-
Óleo-sobre-tela-
50×50-cm-SingularWomen-Fine-Art

En un mundo en el que el progreso abre nuevas, interesantes e interminables puertas hacia un futuro siempre incierto; el ser humano no deja de aspirar a la posesión, a la consolidación, a la materialización y a la afirmación del presente.

El hombre sigue necesitando tocar con mano, sigue anhelando la experiencia de lo concreto, la cual le concede fuerza, independencia, confianza.

En la base a dichas consideraciones, las bellas artes —y entre estas, la pintura, la escultura y el dibujo— se transforman en la experiencia tangible, enriqueciendo gratamente a la vez la esfera psíquica en abundancia.

En consecuencia, a todos nosotros nos interesa abarcar este mundo compuesto por el arte y su vibración. Todos queremos formar parte del universo deleitoso que la obra artística proporciona. Todos necesitamos que nuestro espacio psíquico y físico contraigan matrimonio.

Todos exigimos la asistencia que el objeto artístico otorga a nuestro espacio, físico y espiritual.

Ramon-Trias-Torres- Soliloquium-2004- Óleo-sobre-tabla- 42x82-cm-SingularWomen-Fine-Art

Ramon-Trias-Torres-
Soliloquium-2004-
Óleo-sobre-tabla-
42×82-cm-SingularWomen-Fine-Art

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.