Arte

(Del lat. ars, artis, y este calco del gr. τέχνη).

El diccionario de la Real Academia Española define arte como:

  • Virtud, disposición y habilidad para hacer algo.
  • Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.
  • Conjunto de preceptos y reglas necesarios para hacer bien algo.
  • Maña, astucia.
  • Disposición personal de alguien. Buen, mal arte.

Nuestros intereses reflexivos y discursivo.s se van a centrar en las primeras cinco definiciones posibles del termino.

Todos somos poseedores en menor o mayor medida de virtudes, disposiciones y habilidades, que aplicamos con diferente grado de éxito a las tareas que desarrollamos durante el día a día.

Todos somos y participamos del Arte.

Arte es virtud, Arte es disposición que al ejercicio de cualquier actividad se imbrica y se desprende.

Arte es aquello que cada uno de nosotros experimenta, regala y conserva al desenvolverse en sociedad.

Arte es astucia, es desplazarnos con destreza entre la multitud utilizando la visión más exclusiva e única posible. Es expresar los impulsos que provienen de las profundidades del alma, que abren la percepción y nos impulsan a sentir el mundo por primera vez de nuevo.

Arte es todo aquello que circundándonos se manifiesta, tanto en la cotidianidad del presente, como en el pasado que la memoria guarda y las proyecciones del futuro que la imaginación propone.

Arte es totalidad y detalle. Arte es lo universal, y lo milimétricamente concreto.

Arte es aquello que todos nosotros reconocemos como valor. Un valor que todos anhelamos su posesión y que, afortunadamente, su contemplación y disfrute es derecho publico inalienable.

¿Quién de nosotros no ha tenido la oportunidad de experimentar la conmoción delante una obra artística?

¿Quién de nosotros no ha participado por lo menos en una experiencia catártica de la mano de determinado objeto artístico?

El arte nos fascina; nos educa en los escurridizos valores estéticos para crear un vinculo con el amor a la belleza profunda indisoluble, que nunca dejará de nutrirnos.

El arte nos cultiva; nos estimula la curiosidad y nos incita a continuar en la búsqueda del entendimiento y la felicidad. El arte es belleza y promueve belleza.

El arte es conocimiento, cultura, entretenimiento y ocio.

El arte es elegancia, es estilo, es carisma, es poder.

El arte es comprensión del mundo a través de su creación, divina retroalimentación.

Qué aquí quede nuestra inmersión en el fecundo océano del arte, por este momento, justo en su orilla. Sus profundidades nos llaman. En breve y en próxima entradas atenderemos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.