2391.jpg
Notebook
,  
November 6, 2003
Photo by Melissa Moseley/newline.wireimage.com

To license this image (1782187), contact FilmMagic:
+1 310-458-1423 (tel)
+1 310-917-1288 (fax)
sales@filmmagic.com (e-mail)
www.filmmagic.com (web site)

En el programa de la cadena SER CAT “3,1416 la nit que no s´acaba” del viernes 14 de octubre hablamos sobre “como salir con dignidad de una cobra”. Hubo todo tipo de comentarios.

Antes de continuar voy a aclarar el concepto “hacer la cobra”.

Definición: Acción de una persona al apartar la cabeza, cuando otra intentan darle un beso en la boca. En referencia a la forma de atacar de las cobras. 

Imagínate el movimiento que una cobra hace con su cuerpo cuando se ve atacada de forma peligrosa. Se trata de un movimiento hacia atrás preparándose para rechazar el ataque. Pues bien en las personas se convierte en un movimiento reflejo, que consiste en esquivar el beso no deseado, retirando la cabeza hacia atrás, emulando así el comportamiento de la serpiente al sentirse amenazada. El resultado sería un beso fallido, lo que a la hora de ligar se llama una entrada sin éxito.

Lo que queda claro es que hay un rechazo (y a nadie le gusta ser rechazado) y una incomodidad por ambas partes. Sí, es tan incomodo para el que decide dar el beso (y recibe la cobra) como por el que se ve abordado de forma no deseada.

Se piensa que hacer la cobra es algo que solo hacen las mujeres, pero es una conducta habitual en ambos sexos. Si tenemos que hablar de estadísticas, sí, son más las mujeres abordadas por intentos de besos no deseados. Y ellos los que sufren más el desplante.

Cómo afrontar la situación, esto dependerá del caso, del contexto, y de la persona. ¿Es un extraño, es un amigo, es un conocido, es un ex…? ¿Estáis solos, hay más gente delante, se esta retransmitiendo en directo…? ¿Lo esperabas, lo intuías, o te ha venido totalmente de nuevo? ¿Hay sentimientos o no? Como puedes ver cada caso es muy diferente.

La reacción será más o menos embarazosa, dependiendo de la situación. Puede que te de igual la otra persona (aquí no hay sentimientos) o por lo contrario, sufrirás por el desplante (aquí sí hay sentimientos).

¿Entonces qué hacer? Aunque no siempre es posible, lo mejor en estos casos es el buen humor, no reírse de la persona sino reírse con ella, una sonrisa puede minimizar los efectos negativos, la despreocupación, no darle demasiada importancia, o incluso afrontar la situación y hablarlo y en el peor de los casos enfadarte. Y esto una vez más dependerá de la persona que ha intentado besarte. Porque estarás de acuerdo conmigo que no es lo mismo que te intente besar un desconocido/a, que alguien que conoces o incluso un amigo (que no ha interpretado bien tus señales).

Entonces si se pasa tan mal, ¿por qué sigue ocurriendo? ¿Qué hace que una persona se lance a besar a otra en la boca sin tener claro el posible rechazo?

Hay quien opina que mejor intentarlo que quedarse con las ganas y que el rechazo no es tan malo.

Pero la mayoría, creen que la otra persona les ha dado luz verde, que sus señales y su lenguaje corporal (no verbal) invitan a ello.

Aquí lo importante por un lado es no sentirse culpable, y que si realmente no te apetecía que esa persona te besara has hecho lo correcto, pero también estaría bien repasar tu lenguaje no verbal para ver si realmente has podido mandar un mensaje erróneo o si simplemente él/ella ha interpretado lo que ha querido. Y por el que siente el rechazo y el “corte” que a esto le acompaña, no tomárselo muy a la tremenda, e intentar minimizar los hechos.