en_el_jardincito

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– Montse, le he mandado un mensaje.
– ¿A quien?
– A él.
– ¿Quién es él?
– Ya sabes, mi pareja.
– ¡¿Pareja?!
– Sí.
– ¿Qué tipo de mensaje?
– Le he dicho que ya no aguanto más, que entiendo que está casado y que tiene una familia pero que no puedo seguir esperándolo. No quiero hacerle daño ni a él ni a su familia, respeto mucho a su mujer y que lo mejor es que lo dejemos.
– Interesante.
-¿Interesante?
– Sí, desde luego. En primer lugar, cuándo dices que respetas a su mujer y a sus hijos y dices que no quieres hacerles daño ¿a qué te refieres, exactamente?
– Mmm… bueno -mira hacia abajo-
– … -silencio-
– Yo no quería hacer daño a nadie, me deje llevar… y una cosa llevo a la otra.
– Bien, en segundo lugar ¿cuál era tu intención al mandar el mensaje?
– Ya te lo he dicho, dejar la relación.
– Te replanteo la pregunta, ¿qué esperas qué pase ahora?
– Montse, no te entiendo.
– Veamos, ¿la intención es que este señor sepa que ya no quieres estar con él?
– ¡Exacto!
– ¿Y para eso hacia falta mandar un mensaje?
– ¿..?
– ¿Cuánto hace qué no te llama y qué no os veis?
– Tres semanas.
– ¿Y es lo normal?
– No, claro que no.
– ¿Y a qué se debe?
– Mmm…
– Vuelvo a replantearte la pregunta inicial ¿qué quieres conseguir con el mensaje?
– ¡Ostras Montse! ¿qué crees qué quiero?
– Eso es lo que te estoy preguntando.
– ¡Qué reaccione, que me llame, qué deje a su mujer de una vez y venga a por mi… -coge aire, se pone toda colorada y me mira desafiante- ¡Eso es lo que quiero!
– ¿Por qué crees que lleva tres semanas sin decirte nada?
– No lo se, me voy a volver loca.
– ¿No lo sabes?
– Lo intuyo pero…
– Bien, llegados a este punto ¿en que puedo ayudarte?
– Dime que he hecho bien, dime que reaccionará, dime que la dejará.
– Eso no te lo puedo decir, lo único que te puedo decir es que las acciones tienen repercusiones y que a veces estas no son lo que esperamos.
Mientras digo esto le llega un mensaje a su móvil, lo mira y lo lee en voz alta;
– Querida… gracias por tus palabras yo también te recordare con mucho cariño, lo hemos pasado muy bien y agradezco tu comprensión hacia mi y mi familia. Te deso lo mejor, un beso.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.