Como os adelanté en la publicación pasada, este fin de semana por tierras del Ebro no terminó en L’Ampolla, sino que bajamos hasta Vinaroz para disfrutar de un domingo maravilloso con los organizadores del evento … que ya consideramos buenos amigos.

10514876_10152370597308229_1779742232_n

A pesar de que en un principio la idea era ir a comer una típica paellita en la playa, nuestros anfitriones tuvieron la excelente idea de llevarnos a un restaurante del que son asiduos. Decisión totalmente acertada, ya que tanto el espacio con su jardín y fachada original remodelada y sus interiores paradisíacos, la atención de quien te acoge en su local como a un amigo y la cocina (con una carta competitiva y un menú con una insuperable relación calidad-cantidad-precio) nos aseguraron un día que solo podía merecerse una nota de 10.

10521875_10152370637358229_1586210309_n

La carta se centra en clásicos con toques creativos de alta cocina como el bikini de ceps con mantequilla de trufa, las croquetas de pollo de corral con curry rojo, los raviolis de rabo de buey con crema de foie, el canelón de pulpo con relleno de patata violeta, el Volcan Toast con ceps salteados foie, aceite de trufa y una volcánica yema de huevo, las imprescindibles bravas con espuma de all i oli, hasta diferentes tablas de quesos y embutidos con pan con tomate.

10555229_10152370646678229_2062786860_n

Es un restaurante que se especializa en foies, como podéis haber comprobado en su selección de tapas, a las que se suma el sandwich de foie con pan de nueces, los bombones de foie y mango caramelizado con gelatina de manzana y lágrima de pera, los dados de micuit rebozado en pistacho verde con chutney de higos… ¡la pasión por el foie hasta lo incluye en virutas sobre el carpaccio de buey al aroma de trufa!

10531076_10152370647783229_1767108765_n

Tras un entrante fresco como es un gazpacho de cerezas y una ortigas de mar perfectamente cocinadas (cosa que no es fácil, por lo que me permití alabar al joven chef), nosotros optamos por el menú del día que ofrecía primeros platos como la ensalada de queso de cabra, los calamares a la andaluza o mi elección: en carpaccio de atún con helado de wasabi

10531073_10152370851428229_1133751294_n
Como platos principales la elección era fácil, seguir con pescado con su excelente bacalao a la plancha frente el entrecote al roquefort o el cordero deshuesado con miel y romero.

Tras este festín solo nos quedaba espacio para un ligero sorbete y una placentera aunque breve siesta en la playa de Vinaroz.

Desde aquí quiero dar las gracias a nuestros anfitriones que nos han tratado como a dos más de la familia y con los que hemos pasado un fin de semana inolvidable.