En 1944 George Stinney de 14 años fue juzgado como adulto y condenado a morir en la silla eléctrica en Estados Unidos, ¿su delito? Había intentado tener relaciones sexuales con Betty Jane Binnicker de 11 años pero la menor se negó, así que la mató fracturándole el cráneo, a ella y a su amiga de 8 años Mary Emma Thames ya que estaban juntas.

En España, más concretamente en Murcia, en los bajos de un edificio del Carril de la Farola, tenemos a Piedad Martínez Pérez de 12 años de edad, siendo la mediana de 10 hermanos así como la encargada de la casa, del cuidado de sus hermanos pequeños y en sus ratos libre de pulir piezas de motocicletas, corría el año 1965 cuando su hermana María del Carmen de 9 meses fallecía misteriosamente, el médico diagnosticó: muerte por meningitis.

Cinco días después fallecía su hermano Mariano de 2 años, el diagnóstico también fue: meningitis. A los cinco días de fallecer Mariano, fallece su hermana Fuensanta de 4 años de edad.

Los vecinos creen que tienen alguna enfermedad contagiosa y la policía debe de intervenir. Las Autoridades sospechan de los padres y al padre lo internan en un Centro Psiquiátrico, pero a su vez sospechan de Piedad ya que ella es la que cuidaba de sus hermanos y la que estuvo presente en todos los fallecimientos, finalmente confesó haber envenenado a sus hermanos con una mezcla de cianuro potásico ( que cogía de un matarratas que había en casa) y cloro (presente en las pastillas que usaba para limpiar las piezas de las motocicletas y las mezclaba con la leche), decretándose su prisión por el Tribunal Tutelar de Menores y dada su minoría de edad fue recluida en el Monasterio para jóvenes descarriadas de las Oblatas de Murcia, ¿el motivo? Le agobiaba cuidar de sus hermanos y decidió eliminarlos por orden: primero los que le quitaban más tiempo y después los que la molestaban más.

Más cercano en el tiempo, concretamente en 2008 Juan José M., de 16 años cuando sucedieron los hechos, fue condenado a ocho años de internamiento por asesinar a la indigente Rosario Endrinal quemándola viva en un cajero de La Caixa de la Calle Guillerm Tell de Sant Gervasi, tras rociarla con disolvente.

En 1993 en Reino Unido (Liverpool) el pequeño James Bulger de 2 años fue secuestrado por Jon Venables y Robert Thompson de 10 años, lo hicieron caminar durante 10 kilómetros dándole patadas y puñetazos hasta llegar a la estación del tren, allí le pintaron el ojo izquierdo, continuaron golpeándole con piedras y ladrillos, lo agredieron sexualmente, para finalmente golpearle con una barra de hierro y lo dejaron en las vías del tren, donde fue arrollado aún vivo. Fueron puestos en libertad al cumplir los 18 años.

Los expertos indican que los niños matan debido a factores neurológicos, familiares, socio-culturales, políticos, psicológicos, familiares y económicos. Cuando un niño mata es fácil echar la culpa a la televisión, a los padres e incluso a la sociedad.

Las preguntas son:

  • ¿puede un delincuente sexual menor de edad rehabilitarse?
  • ¿Es posible que un brutal asesino menor de edad pueda volver a vivir en la sociedad? Muchos piensan que no, pero nuestro derecho penal del menor cumple la función no sólo de recluir a estos menores sino de rehabilitarlos e insertarlos en la sociedad nuevamente.
  • ¿Puede el Estado asegurar que el menor reinsertado en la sociedad no volverá a cometer un delito tan execrable?. Jon Venables tras salir en libertad fue nuevamente detenido en 2010 por posesión de pornografía infantil.
  • ¿Es posible que un niño mate por imitación?
  • ¿Qué mate por lo que ve en la televisión o en los videojuegos, ya que la violencia es contagiosa?
  • ¿La violencia es innata o se aprende?
  • ¿Dicho comportamiento se debe a carencias sociales, emocionales ó educativas?
  • ¿Puede ser un niño psicópata? Hay expertos que opinan que la psicopatía no puede diagnosticarse en un menor, ya que implica un trastorno de la personalidad y ésta no se desarrolla hasta el final de la adolescencia, como mucho se podría hablar, según los expertos de personalidad inmadura.
  • Si miramos nuestra sociedad actual, podemos observar en programas como “Hermano Mayor” que muchos menores y adolescentes que agreden a sus padres, tienen una importante falta de empatía y un egocentrismo exacerbado, que ven a los demás como meros instrumentos para conseguir aquello que quieren. En muchos casos, los padres contribuyen a fijar esa personalidad al darles a sus hijos más de lo que necesitan e incluso más de lo que realmente pueden permitirse, convirtiendo a sus hijos en personas que no toleran la frustración, en menores que no ha de esforzarse por conocer el valor de nada, por ello, cuando no consiguen lo que quieren surgen brotes de ira que en muchas ocasiones lleva a una situación de descontrol y violencia. Con ello no estamos echando la culpa a los padres, pero es un elemento a analizar detenidamente.

Por último, un estudio reciente de Herbert Needleman (1996) realizado en la Universidad Pública de Pittsburgh, en alumnos varones entre 7 y 11 años, estableció que la concentración de plomo en los huesos de estos menores producía alteraciones en su conducta, volviendo la misma violenta y antisocial, a mayor concentración de plomo, mayor agresividad, depresión, ansiedad, déficits de atención, problemas sociales, etc., aunque también señalan en su estudio que los factores sociales contribuyen a dichas conductas, pero alertan sobre la toxicidad cerebral por plomo.

Otros estudios científicos demuestran que entre los menores asesinos destacan los daños cerebrales, tales como el síndrome fetal alcohólico, perlesía cerebral, hipotiroidismo, psicosis leve, nicroadenoma en la pituitaria con acromegalia y retardo mental fronterizo, hidrocefalia, epilepsia, demencia inducida por el alcohol, anormalidades en el lóbulo frontal y temporal, atrofia en la materia blanca del cerebro. ¿Implicaría ello que no son responsables de sus actos al intervenir factores de índole biológico, orgánico, congénito o heredado?.

Dejo a vuestra reflexión lo planteado….

 Sara Benjelali González

Abogada

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.