Coincidiendo con el solsticio de primavera y recuperando el perdido y noble arte de recibir, la diseñadora de moda Olga Macià, abrió en exclusiva para Monsieur Privé, las puertas de su atelier de Barcelona.
El espacio, un coqueto y acogedor estudio de dos plantas situado en el exclusivo barrio de San Gervasio, ha sido decorado con elementos que siempre han formado parte en su vida.
Algunos de los muebles le han visto crecer, otros han pertenecido a sus abuelos y con una nostálgica mirada al pasado, revela e invita a descubrir el significado de los murales que decoran la entrada y que perpetúan a modo de alegoría visual una de las etapas más felices y emblemáticas de su niñez como bailarina.
—–
Tras su paso por Mango como diseñadora de prendas de punto y haber vestido a personalidades de la talla de Letizia Ortíz, decidió pasar página y abrir una nueva etapa de su vida profesional, creando su propia firma de moda.
En apenas cuatro colecciones su constancia, dedicación y entrega le han llevado a consolidar las señas de identidad de un estilo propio, que poco a poco a logrado hacerse un hueco entre la élite social catalana.
——-
Su universo creativo rememora constantemente los pilares de su vida pasada; el ballet, la danza, la cultura asiática y el surrealismo de Elsa Schiaparelli.
“La feminidad que hoy conocemos se concibe como a una víctima de nuestro tiempo, vive atrapada en una espiral de energía cinética que gira sobre su propio eje.” 
A partir de este axioma nació “Casual Luxury” su última colección primavera verano 2014, creada para satisfacer las necesidades de la mujer urbana de hoy, las 24 horas del día, sin perder ni un pequeño ápice de su estilo.
——-
Recuperando el indomable espíritu de los bikers de los 80’s, para esta temporada se proponen originales cazadoras confeccionadas en paño inglés y cashmere rematadas con vivos y hombreras de cuero.
——
Al retirar la cazadora esta revela un “pichy” de paño de cashmere con cuello halter y abotonadura lateral de línea trapecio y de falta ligeramente evasé.
——–
El clásico traje sastre se reinventa dando paso a originales y laboriosos conjuntos aptos para cualquier hora del día.
La nota de color en un mar de contrastes acromáticos y tonos tierra la pone el rojo, presentado en jacquares y en vaporosas sedas fruncidas.
—-
Detalle de los elaborados bordados en forma de flor que decoran la parte superior de la chaqueta.
Pétalo a pétalo, uno a uno son cosidos a mano dando forma a un floreciente jardín de primavera en tonos tierra y pastel.
——
Como si de una abeja que se posa sobre una hermosa flor se tratase, este vestido tipo cóctel de tafetán de seda a rayas con fruncido en la falda, se ha convertido en una de las prendas estrellas de la colección que mayor demanda ha tenido entre la clientela.
—–
Los looks “cisne blanco y cisne negro”  ponen el broche de oro a una colección sublime, elegante y ultra femenina.
—–
Jugando con el dualismo y los contrastes, el blanco y el negro recrean en armonía un binomio atemporal que resulta siempre un acierto seguro.
—-
Si el “Cisne Negro” sobre vuela en la noche como lel rey de las aves, el “Cisne Blanco” concibe la pureza de su color como un original y elegante traje de novia que huye y escapa de convenciones impuestas.
Flanqueada por las dos maniquís encargadas de presentar la colección, Olga Macià posa para nosotros tras finalizar su desfile.
——