A lo largo de la historia la primavera ha sido siempre la favorita de las cuatro estaciones. Pintores, escultores, diseñadores y artistas en general, aún a día de hoy, recurren a ella como principal fuente de inspiración a la hora de dar vida a sus obras.Con la llegada del buen tiempo el cuerpo de la mujer se libera, mostrando al mundo la cara oculta de su feminidad, la que durante el frío y gélido invierno, aguarda dormida a la espera de florecer con la llegada de los primeros rayos de sol.

Como si de un imperativo categórico se tratase, nuestros armarios y vestidores, dos veces al año, se ven sometidos a una serie de cambios constantes e inamovibles, regidos por las tendencias, ese eje motor que cada temporada hace girar la rueda de la industria de la moda.
—–

De la mano de H&M un selecto grupo de medios de comunicación y estilistas pudieron descubrir en primera persona las últimas novedades que propone la cadena de moda sueca para esta primavera verano 2014, días antes de ser puesta a la venta.
La colección, compuesta por una cuidada selección de prendas ultra femeninas, aportan a cualquier look un aspecto bohemio que cabalga entre el boho chic y lo elegante.
—–
Materiales como el cuero o el ante irrumpen en el fondo de armario de la mujer compartiendo protagonismo con tejidos antagónicos como el algodón o la seda.
Borlas, bordados, flecos y volantes decoran estratégicamente redibujando la silueta.
—-
Una de las prendas estrellas de la colección es esta chaqueta americana entallada de solapas estrechas con bolsillos ribeteados en raso y botones extraíbles decorados con borlas en la cintura (de abotonadura francesa) y en los puños.
Sin duda, una prenda cómoda y versátil que aportará siempre un aire elegante a cualquier look de estética casual que se precie.
—–
La velada, como no podía ser menos, estuvo amenizada con la música de la encantadora y conocida DJ, Ari Up.
Para la ocasión lució  la americana ajustada comentada anteriormente con un vestido bordado color nude que realzaba el moreno de piel.
——-
En la totalidad del conjunto se pudo apreciar un espectro cromático subdivido en cuatro grandes bloques. Por un lado los blancos, reforzando prendas de estilo ad-lib, por otra parte su complementario el negro, presentado sobre todo tipo de tejidos y materiales, prints florales y étnicos en suaves tonos tierra y finalmente colores armónicos entre sí como el verde, el rosa palo o el azul dénim.
—–
Los complementos se convierten en piezas clave de la colección. Su rica ornamentación y laboriosidad enriquecen cualquier prenda básica.
—–
Algunos accesorios, de estética más tribal, van más allá combinando materiales como la madera y el metal.
Cuellos y puños se desarrollan sobre su base yendo más allá de convenciones, transformándose en elaboradas cascadas de volantes extraíbles que se adaptan a las distintas exigencias del día.
—–
La clásica camisa blanca deja de ser un básico para convertirse en un codiciado must have.