en_oporto

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

– Montse, quiero que me diga que soy especial, que soy lo mejor que le ha pasado en su vida, quiero que me diga que sin mi no puede vivir.
– … -silencio-
– Pero no lo hace, espero y espero pero nada ni una palabra.
– … -silencio-
– No se que hacer, he llegado a un limite…. me estoy volviendo loca, ¡lo necesito!
– ¿Por qué crees que no te lo dice?
– Esta claro no, no soy de esas que se engañan, si un hombre no te dice estas cosas es porque no las siente.
– ¿Tú crees que todos los hombres actúan igual?
– No, todos no, pero la gran mayoría sí. Y no quiero engañarme más ni hacerme más daño.
– ¿Qué hay detrás de esa necesidad?
– ¿Qué hay detrás?
– ¿Qué ocurre si no te lo dice?
– Eso es fácil me siento mal, vacía, es cómo si fuera insignificante, transparente, inexistente.
– Entiendo. Y ¿qué ocurriría si te las dijese?
– Sería la mujer más feliz del mundo, me sentiría llena.
– Entonces si lo he entendido bien; necesitas que alguien te diga que eres tan especial, para no sentirte vaciá e insignificante. Y así poder sentirte feliz y llena. ¿Lo he entendido bien?
– Dicho así suena horrible.
– Solo he repetido lo que tu me has dicho. ¿no?
– Sí.
– Entonces ¿quieres replanteártelo?
– Sí, -respira, mira hacia abajo, cierra los ojos, piensa durante unos minutos y continua- bien, cambio “el quiero y necesito” por un me gustaría.
– ¿Mejor?
– Sí. No siento tanta presión.
– Perfecto ¿Quieres cambiar algo más?
– Sí, me he dado cuenta que necesitaba que me dijera todo eso, para verificar sus sentimientos hacia mi, si bien puede que ya me los este demostrando de otra manera y yo no me estoy dando cuenta, voy a intentar fijarme más, para no dejarlos escapar.
– Perfecto, ¿algo más?
– ¡Sobre todo! no puedo depositar la responsabilidad de sentirme llena y feliz en los demás.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.