Los norteamericanos suelen ser cordiales y saludan sonriendo, hay que tener en cuenta que no son latinos y por lo tanto no suelen demostrar su afecto y amistas.

Las personas de la costa este son mas formales y mas conservadoras que las del oeste, allí son mas relajados y se refleja en la forma en que se desenvuelven y en el tipo de vestimenta.

En el sur las personas son más acogedoras y amistosas.

Después del saludo y de breves palabras de carácter protocolar, van directo al grano del negocio. Si bien en las negociaciones el precio y la rentabilidad son muy importantes para el empresario estadounidense, es necesario tener presente que lo que se está negociando son varias cosas a la vez: términos, calidad, forma de pago, plazos de entrega, garantías, volúmenes, continuidad y servicio post venta, entre otros aspectos.

Su forma de hacer negocios es directa y en ocasiones desafiante e intimatoria, se manejan bien en ambientes de negocios difíciles y no titubearán en mostrarse en desacuerdo con sus propuestas si lo estiman pertinente. Esto último no implica necesariamente que no estén dispuestos a buscar alternativas, que no les interese llegar a acuerdos o que no puedan llegar a hacer concesiones. Valoran la sinceridad, por ello sólo se deben tomar compromisos que se puedan cumplir, no tema decir no.

Suelen ser altamente efectivos, están preparados para tomar rápidamente decisiones y se esperan que la contraparte pueda hacer lo mismo.

Es aconsejable coordinar las reuniones con 5 semanas de antelación y confirmarlas una semana antes. Si crees que vas a llegar tarde, mejor avisar con anticipación

La primera reunión es fundamental para dar imagen de seriedad, confianza y credibilidad de la empresa. Tener información previa tanto de la firma como de la persona con la cual va a conversar. Se debe tener un formato para las reuniones, saber lo que se va a decir, tener los objetivos claros, en otras palabras, ir preparado.

La apariencia es muy importante para ellos, son conservadores, hombres con corbata y mujeres con traje clásico

Saludar y despedirse con mano firme así como también intercambiar tarjetas de presentación la comenzar la reunión; llevar todos los datos comerciales y leer la de su contraparte y memorizar el nombre.

Muchas veces las reuniones se hacen durante el desayuno o el almuerzo que suele empezar a medio día, la cena es entre las 6 y las 8. Esta ultima tiene un carácter social. Si la reunión es con una mujer, se debe tratar con la misma formalidad que a un hombre.

Si no hablamos ingles es conveniente llevar un intérprete. En un comienzo es recomendable dirigirse a la persona por su apellido, antecedido por un Mr., Mrs., o lo que corresponda, posteriormente es muy probable que le pidan que se dirija a ellos por su nombre.

Mantener contacto visual pero sin exagerar, ello demuestra interés, sinceridad y transmite confianza. No es aconsejable quedarse con dudas acerca de lo conversado, es necesario que antes de finalizar una reunión, ambas partes tengan perfectamente claro qué se conversó y qué se acordó, incluso conviene dejarlo por escrito.

Se aconseja evitar hablar de temas políticos, religiosos, de sexo, de razas y de la apariencia de las personas, tampoco criticar apersonas o costumbres del país. Temas apropiados para una conversación son por ejemplo: los deportes, viajes, comidas, literatura o cine.

Por norma general, las reuniones duran el tiempo acordado previamente, salvo que estén interesados en llegar a acuerdos y queden temas pendientes. Si el negocio no les parece interesante, lo dirán abiertamente y terminarán con el encuentro lo antes posible. Esto último no obedece a una descortesía sino sencillamente a que ellos valoran el tiempo, tanto el de ellos como el de la contraparte

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.