En Barcelona encontramos infinidad de restaurantes italianos, desde la cadena impersonal en cuyas cocinas y salas trabajan personas que no tienen ni la más mínima idea de cocina italiana, a , modernos y asequibles en los que el saber hacer (desde una visión moderna y cosmopolita) es una seña de identidad.

dolci-parole-impresion-tarjetas-visita-1-290x217

Dolci Parole pertenece a esta última categoría, reúne todos los ingredientes que aseguran su éxito: céntrico (Consejo de Ciento xx, justo al lado de la muy transitada Rambla de Catalunya), acogedor, moderno “ma non troppo”, ofrece cocina auténtica y sin pretensiones ni complicaciones, solo tradición y calidad. Ya sea en au salón interior como en su pequeña terraza (que recuerda invariablemente a los barrios de moda Newyorkinos).

20141120_152910

Precisamente, en nuestra última visita comimos en la terraza, con nuestras respectivas mantitas para el frío que la hacen más acogedora si cabe. A pesar del tentador menú del día, optamos por un banquete en toda regla, en el que no faltaron los entrantes (un tagliere “misto italiano” con quesos, embutidos (jamón de Parma, mortadella, scamorza, grana padano), tomate seco y aceitunas “all’ascolana” que me han sorprendido porque no suelen aparecer en la oferta gastronómica de los restaurantes italianos de Barcelona – son unas olivas rellenas de carne y rebozadas-), la pasta (Tagliatelle al ragú, un clásico donde los haya) y la carne (una maravillosa Tagliata di Manzo – ternera…- con rucola, tomate cherry y láminas de grana padano).

20141120_154940

La carta del Dolci Parole se centra en platos clásicos de la gastronomía Italiana con entrantes como las Bruschette con tomate, ajo, scamorza, pacetta, bresaola y grana o la burrata con rucola, además del divertido guiño local que consiste en jamón ibérico y pan con tomate.

En lo que se refiere a las ensaladas, vamos desde la de atún, tomate y cebolla a la Mediterranea (mixta con tomate seco, mozzarella y olivas negras) , la Caprese, la de rucola, cherry y grana o la más interesante según mi modesto parecer la Aspo-Dolce con puerro, manzana y nueces.

Por supuesto, la pasta no podía ser menos que la reina de esta carta, desde los spaghetti , fusilli o penne alla carbonara, aglio e olio e peperoncino, alle vongole, all’amatriciana o al pomodoro; las trofie al pesto, los rigatoni al pesto rosso (con tomate), los ñocchi a los quesos o alla sorrentina (con tomate,mozzarella y albahaca). La pasta rellena se ve representada con los ravioli burro e salvia, los gratinados con la lasaña y las melanzane alla parmiggiana y mi favorito: le orecchiette broccoli e acciughe (una combinación deliciosa y adictiva).

20141120_154954 (1)

Como carnes, en frío destacamos el vitello tonnato y el carpaccio de bresaola, y como platos principales calientes, la hamburguesa a la italiana (con pancetta, cebolla caramelizada y berengena), la pechuga de pollo al limón, las mini cotolette alla milanese o el saltimbocca alla romana (rollitos de ternera rellenos de jamón y salvia).

Tras este banquete, llegados a los postres no pudimos dejar de probar el tiramisú casero, aunque renunciamos a tentaciones
como la panna cotta, la crema de queso con piña, la crostata del día o el helado italiano.

Como dirían Mina y Alberto Lupo Parole… parole, parole, parole , parole, parole, parole. Son tanto parole, parole tra noi….

Pero las palabras más dulces de Barcelona se pueden degustar solo en Dolci Parole