¿A qué ahora que perdiste a tu pareja la valoras más, te diste cuenta de lo importante que es en tu vida y darías cualquier cosa para recuperarla?

¿Te cuesta conciliar el sueño? ¿Sientes que el tiempo pasa muy despacio? ¿Lloras con mucha facilidad? ¿No tienes ganas de hacer nada? ¿Para ti ahora nada tiene sentido? ¿Sientes ansiedad y no puedes controlarla? ¿Te sientes culpable de la ruptura?

Por mi parte sólo te puedo decir…¡pon solución! Se puede.