shutterstock_76002790

¿Qué puede hacer por ti el coaching terapéutico?

Me duele haber fracasado en mi matrimonio, me duele no haber sido capaz de darme cuenta antes que las cosas no iban bien. Podía haber hecho, podía haber dicho, podía haber cambiado, simplemente podía… muchas cosas y no hice nada. El porque no lo se o tal vez sí, una piensa que esto no le puede pasar nunca, una piensa, esto no me esta ocurriendo a mi, para terminar aceptando, esto no se como llego a ocurrirme. Es más fácil y menos doloroso echar las culpas hacia fuera, la culpa es de la otra, la culpa es de él, la culpa es de… da igual cualquier pretexto es bueno. Pero no, si tengo que ser sincera, ahora visto a distancia, sin rabia, sin odio, sin rencor (o al menos con menor intensidad), he de reconocer mi parte de responsabilidad, y esto duele, duele mucho, duele más que si la culpa solo fuese de él. Pero no es justo, no, no lo es. Yo formaba parte del matrimonio, yo estaba en el día a día y no hice nada, o hice mucho, da igual, no hice lo suficiente para evitar que esto pasara.
Hice un juramento y no lo cumplí. Es cierto que también lo hizo él y tampoco lo cumplió, pero solo puedo hablar de mi, de mis actos, de mis no actos, su parte, es cosa de él, no puedo ni quiero más intentar entender sus porqués sus motivos, el sabrá, ahora ya es tarde. Ya pasaron esos días en los que pedía a gritos que volviera, esos días en los que suplicaba su perdón (sin saber exactamente que debía de perdonar), ya pasaron los días de rezar, acudir a tarotístas, a mendigar el consuelo de mis amigas. Si por fin eso ya paso. Dicen que son etapas, bien esta al menos esta superada. Miedo me dan las que faltan, pero esta ya paso. Ya se que lo que paso, paso porque tenía que pasar algo tenía que pasar, y si nadie (ni yo ni él) pusimos remedio termino pasando, es inevitable.
También pase por la etapa de la mujer (en el sentido más de hembra) abandonada, la mujer despreciada, la mujer…que dejo de sentirse como tal. Duele, para que negarlo, qué tendrá ella qué yo no tenga, cómo es posible que otra mujer arranque de mi lado a mi marido, a mi amigo a mi compañero al padre de mis hijos ¡¿cómo?!
Después de darle muchas vueltas, la primera respuesta que me aparece es ¿realmente él era todo esto? Más dolor, aceptar que quizás eso era lo que yo deseaba lo que yo proyectaba, pero no la realidad o al menos no la realidad que estaba viviendo, ¿qué hice yo para qué se fuera así? Poco, nada, creía que las cosas fluían sin más, que no era necesario poner de mi parte. Flaco error, ahora ya lo sé, ahora ya he aprendido, espero y deseo que para mi próxima relación sepa poner toda la carne en el asador.
Pero hay algo, que no puedo, no se si pertenece a otra etapa, dichosas etapas,me pregunto cuándo terminara esto. No quiero más etapas, pero…eso no depende solo de mi o quizás sí. Lo que realmente me duele, lo que me rasga las entrañas, lo que no me deja dormir, lo que me anula la mente, es cómo es posible que me equivocara tanto escogiendo el padre de mis hijos. Qué tipo de venda me puse, me deje poner, cómo es posible que no me diera cuenta de que no era él, podía servir para muchas cosas, pero, no para ser el padre de mis hijos. ¿Y esto cómo lo arreglo? necesito ayuda, no entiendo cómo puede rechazarlos, no entiendo cómo no es capaz de darse cuenta del daño que les esta causando, su desprecio, su falta de atención de cariño de tiempo, su forma de utilizarlos como moneda de cambio, son seres vivos, son personitas, que sin entenderlo todo entienden, entienden el abandono, entienden la tristeza, entienden que algo va mal, entienden que ya no les quieren… esto si que duele, esto si que es doloroso, yo los miro y son la “cosa” más bonita que hay para mi sobre la tierra ¿tú no lo ves? ¿No te das cuenta?
Tendré que vivir el resto de mi vida con esta pena. Quizás, sólo quizás si las cosas las hubiese hecho de otra manera…, quizás y sólo digo quizás si él las hubiera hecho de otra.

He intentado expresar lo que llevo años viendo, oyendo y sintiendo en mis consultas, espero haber sido fiel a las emociones que viven y sienten muchas mujeres.

Montse Herrera.

Dando un enfoque diferente haces las cosas difíciles más fáciles.