Entrar en el Café-Bar Reñé (Calle Consejo de Ciento 362, Barcelona) es como dar un paseo por el tiempo, su ambiente y decoración estilo modernista nos hace sentir como si realmente estuvieramos en la clásica confitería del Eixample Barcelonés, Reñé es acogedor, cálido y símbolico.

Restaurante-Reñé-1

Reñé, una antigua fábrica de confitería y bombones que la familia Reñé instaló en 1892 y que, posteriormente, en 1910, transformó en una reconocida pastelería de Barcelona ubicada en el barrio de l’Eixample, el local mantiene la decoración original de Enric Llardent, que combina un clásico interior con grandes y luminosas vitrinas, ornamentos de yeso en los techos y madera de caoba procedente de Cuba, con  zócalos de mármol que conforman los escaparates de la fachada exterior, de corte modernista, y declarada patrimonio histórico de la ciudad.

10003300_10152122506028229_1116670164_n

Durante la velada en la que transcurrió la presentación para prensa sectorial y líderes de opinión pudimos probar algunos de los platos característicos del restaurante Reñé, que van desde la muy amplia selección de platos y platillos, entrantes y conservas de la más antigua tradición como la Ensaladilla rusa Reñé, la Esqueixada de bacalao, el Empedrat de alubias de Santa Pau, los Garbanzos salteados con espinacas y butifarra del perol, las Olivas en aderezo, la Anchoa del Cantábrico doble 00, los Boquerones en vinagre merlot , los Pimientos rellenos de atún Rinaldi, los Corazones de alcachofa en aceite, las Navajas en escabeche, los Pimientos de Padrón, el jamón de bellota o la Tabla de quesos catalanes “bien acompañados”.

rene_barcelona03

También son expertos en frituras como  las Croquetas de setas de Burdeos y trompetas de la muerte o de brandada de bacalao, las Patatas bravas o  cartujanas con alioli, Buñuelos de lomo de bacalao o Chipirones a la andaluza, entre otros.

10013122_10152122486248229_632916970_n

Como primeros platos ofrecen el Tartar Reñé de pescado fresco del día, el tradicional Steak tartar, el Tibio de ventresca con escarola frisée, la Ensalada de rúcula con parmesano, el Vasito de aguacate, tomate y langostinos, el austero pero siempre apetecible Tomate de temporada con aceite y sal, el Micuit de foie artesano, los Huevos estrellados con jamón de bellota o con foie, el Carpaccio de ternera macerado con hierbas frescas, los Corazones de alcachofa salteados con tomate seco Rinaldi, los Espárragos frescos a la plancha con aceite de arbequina, el Wok de verduras de temporada o los Canelones crujientes de pollo con bechamel de foie.

Ya os he avisado de cuan extensa es la oferta gastronómica del restaurante, y suma y sigue con carnes y pescados, por no olvidar los guisos, pucheros y arroces.

 

Tras los tentadores postres, una visita a la cocina y a casa con muy buen sabor de boca.