Emanciparse significa independizarse, del progenitor o de aquel que ostenta la patria potestad o tutela, antes de alcanzar la mayoría de edad. El código civil reconoce el derecho a emanciparse a un mayor de 16 años y menor de 18 años, existiendo distintos tipos de emancipación:

a)    Emancipación por consentimiento: Se da cuando los progenitores que ostenta la patria potestad (o quien ejerza la tutela) considera que el menor puede emanciparse, siendo necesario que tenga 16 años, consienta en dicha emancipación, además de otorgársele mediante escritura pública o ante el Juez encargado del Registro Civil.

b)    Emancipación por matrimonio: Como regla general, un menor de edad no puede contraer matrimonio, salvo que esté emancipado, pudiendo el Juez de Primera Instancia dispensar a petición del menor y concederle autorización si mayor de 14 años, para contraer matrimonio, produciéndose con ello la emancipación de forma automática.

c)     Emancipación por autorización judicial: El Juez de Primera Instancia puede, previa audiencia a los progenitores, conceder la emancipación a un mayor de 16 años y menor de 18 años, aún en contra de la voluntad de sus progenitores o de aquel que ostente su tutela, si se dan alguna de las siguientes circunstancias:

·      El progenitor que ejerce la patria potestad contrae matrimonio o convive con una pareja distinta del otro progenitor.

·      Los padres viven de forma separada.

·      Concurra alguna circunstancia que dificulte gravemente el ejercicio de la patria potestad.

La consecuencia inmediata de la emancipación es que el menor puede gobernar su persona y bienes como si fuera mayor de edad, sin embargo se establecen algunas limitaciones para ciertos actos, en los cuales deberá recabar el consentimiento de sus padres o administrador especial, tales como: pedir préstamos, aceptar el cargo de administrador de una sociedad, vender bienes inmuebles o de extraordinario valor (joyas, obras de arte), prestar aval etc. Si el emancipado lo es por matrimonio, para realizar todos estos actos, bastará que consienta su cónyuge si éste es mayor de edad.

Es decir, si tu hijo de 16 años, alega que no quiere vivir contigo y tu nueva pareja y/o marido, ya que no se lleva bien con esa persona, resultando la convivencia para él imposible, el juez podría concederle la emancipación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.