Es la persona que tiene invitados en casa, es la que recibe con amor, con placer y brinda atenciones a sus invitados.

La anfitriona ideal es aquella persona a la que es un placer visitar, porque es obvio que para ella resulta una satisfacción recibir en su casa.

Ella atenderá personalmente, cuidando todos los detalles, para que sus invitados se retiren halagados por los tratos recibidos y las atenciones de las que fueron objeto.

Es la reina de la reunión, probablemente sea ella, tal vez por honrar a su invitado y estar en todos los detalles, la que menos pueda disfrutar, pero para una verdadera anfitriona ha sido un placer que la fiesta que ha ideado con amor y la cual todos esperaban, haya sido un éxito

Reuniones hay muchas, de todos los colores y variedades

Las grandes recepciones son las que permiten reunir un gran número de personas

Las comidas o cenas formales, son las que honran particularmente a uno o varios invitados, permitiendo a la verdadera anfitriona lograr distinguir a un hombre de negocios, a un extranjero o simplemente a un amigo que está de paso.

Esa reunión permite al invitado conversar con tranquilidad, entablar una conversación; a diferencia de las grandes reuniones, donde al invitado le es difícil relacionarse, en medio de una multitud que sólo desea mostrar una imagen social.

Una verdadera anfitriona tiene la virtud de la cortesía, tiene el don de la hospitalidad, tiene una conversación correcta y culta, es obsequiosa y atenta. La anfitriona jerarquiza cualquier reunión y al mejor hombre.

Sin lugar a dudas, una comida o cena formal, es la mesa más conveniente para agradecer un nombramiento, celebrar un buen negocio o, simplemente, para darnos el gusto de compartir esta maravillosa reunión con quienes queremos.

villa-340451_640

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.